MÚSICA COLOMBIANA

ASÍ ESTAREMOS HOY.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

INTERROGANTE


VISITA DE ZEUS

   Hace tanto que se encuentra divagando por la anchura del territorio hostil, que cree conocerle hasta la exosfera, corteza, el núcleo y la hidrósfera; más es ambivalente ante la condición humana. Sólo basta mirarlo y se retuerce en admiración, palabras ensalzadoras brotan cual chorro de fontana; los mensajes enaltecen el ego, pero basta que hagas un movimiento de 45 grados, eres el bárbaro de la creación. Has subido hasta donde la águilas no se atreven, para caer a las profundidades del averno.
Se posa la mirada confusa sobre un torbellino aparecido en el rincón; ve sorprendido la manera en que se desaparecen los gusanos, la abeja revoloteadora, una mariposa cromática el zumbido de tras de ella, la lagartija hizo el esfuerzo para no ser absorbida, no quedando ni el rastro; la avispa amarilla (chepa) asentó el aguijón y desapareció. Caminó lentamente… tambaleante… con un inmenso interrogante ¿qué estaba pasando? A la entrada del remolino dos pequeños letreros: izquierda regreso al pasado; derecha incursión por el futuro. Mientras veía irse a los vacíos seres diligentes, la duda lo asaltó ¡Era el túnel del tiempo! Concurrían los cambios tan violentos y tan grande su desadaptación, que se fue por la izquierda.



miércoles, 13 de septiembre de 2017

SORPRESA DEL PÁJARO CARPINTERO


UNA ESQUINA DE COPACABANA

la Las cuerdas de los teléfonos y energía se extendían por topografía abrupta de estas breñas del Señor, que la hizo así, quizás para que en vida, fuéramos purgando las penas, de aquellos pecadillos veniales, semi-veniales y ni tan veniales.
Decíamos pues, que las cuerdas cruzaban el territorio, siguiendo el zigzaguear del Ferrocarril de Antioquia (otro que se fue), sostenidas por troncos de árboles tan rectos, como la conducta de abuelo bíblico, ataviado de carriel, ruana o mulera, sombrero aguadeño y machete al cinto para rozar, no para decapitar. Cuando se recorría el paisaje, el aire, traía el sonido de pequeños golpes que eran familiares, como el rezo del Ángelus. La mirada se posaba en el trabajo arduo del ave que con amor y dedicación, taladraba con el pico fuerte, el hueco que sería al final, la habitación segura de la familia. Allí, llevaría paja para dar calor a sus próximos pichones. Diario venía sin mostrar fatiga, a golpear la madera hasta llegar a ver la obra concluida; en el piso, había quedado el aserrín, muestra de su inquebrantable tenacidad.
El hombre, como siempre, carcomido de egoísmo, olvidó al pájaro carpintero y la necesidad de éste, de construir su casa con panorámica visión. Cambió el sostén de madera de las cuerdas, por bloques de cemento, en los que los picos se hieren sin alcanzar a delinear la entrada, ni avanzar un centímetro. Vuela y vuela y cada intento es fallido. El hombre abajo pasa sin levantar la mirada, menos, escuchar el vano golpe del pico sangrante.



miércoles, 6 de septiembre de 2017

AÑORANZA


COPACABANA 1940

Parece que todo en la vida llega por casualidad, tal vez esperabas un bus y tropezaste con unos ojos negros que flecharon el corazón, cantabas en el baño y un buscador de talentos te lanzó al estrellato; en el suelo estaba un quinto de lotería que era el gordo. Todo es tan casual que sin darse cuenta el elegante vestuario puede convertirse en harapos, la belleza en máscara de espanto y la juventud fragante en decrepitud rodeada de soledad.
El pueblo tranquilo se desvanecía ante el bullicio, los caserones morada de abolengo, se iba desplomando cual castillo de naipes, en el desmoronamiento caían los atuendos que cubrieron al arriero; la madre no ocupaba su lugar en el nido, el padre estaba convertido en libre pensador. Todo le era igual. El comedor brazos de perdón y emprendimiento permanecía vacío, no se escuchaba el saborear de frijoles, ni el crujir del chicharrón. Vivían la soledad, el abandono; el recuerdo escapó por la puerta falsa en compañía de la vaca ‘cachimocha’, nadie los vio salir.



miércoles, 30 de agosto de 2017

REBELIÓN DE LOS OLVIDADOS


PINTURA MARTA ESCUDERO

Desde hace tiempo todos venían en esa forma semidormida. Era raro, algo hacía presagiar que no estaba lejos un levantamiento con gritos, que se escucharían desde el lugar más recóndito del bello planeta azul. Era extraño (lo creía así) que esa opresión que perpetuamente hacía sangrar no solo la maltrecha carne sino ese trasfondo oscuro lugar llamado el alma, fuera a eternizarse y que jamás a pesar del deseo ferviente, no se pudiera extirpar ese quiste maligno aferrado desde el pretérito a la ignominia. En el pensamiento se fraguaba odio, pero el grito permanecía atollado en un lago de miedo, recelo, desconfianza y turbación. Esa represa se iba llenando y desde puntos apartados el rumor que traían los quejidos, empezaban a dejarse escuchar, era en aquella forma en que se es despertado, por el susurro que viene desde las entrañas de la tierra cuando un terremoto va anunciando su llegada. Ya se veía. El alzamiento no se conseguía ocultar.
Los dueños de los predios verdes de todas las naciones, mandaban a la universidad a los mejores críos, para llenarse de saber, poder descorrer el velo impuesto y mostrar que el indio quiere recobrar lo usurpado por el despojo. La labranza en manos de olvidados lugareños, han descorrido el manto que ocultaba el horizonte y manifestar, que la tierra es de quien la cultiva, que ellos alimentan, que dan vida y quieren ser reconocidos. Los descendientes de maltrechos esclavos llegados obligados por la infamia y la avaricia han ido llenando la universidad con excelencia, mostrando que no existe la inferioridad. Se escuchan temblores entre los monopolistas, acaparadores y logreros, que han pescado siempre para su canasto, olvidando que el mundo es inmenso y que es igual un amanecer en el norte que en el sur. 
 

miércoles, 23 de agosto de 2017

NOS LLENAMOS DE SIGLAS


NATURALEZA
NOS LLENAMOS DE SIGLAS. Blog.
Los medios de comunicación hablados y escritos se llenaron de siglas, que hacen bien difíciles las cosas. La vida con tantos perendengues que hacen de la existencia algo bien enredada y aparecen los perezosos que recortan las frases, de lo que se escribía en diez palabras, las pusieron en mayúsculas en sólo la mitad. Los que se conocen todo ese andamiaje, leen de corrido, ¿pero los qué no? Quedamos igual que el perro de la Víctor o cómo el ternero.
Veamos un pequeño ejemplo: se reunieron la ANDI, ANALFE, ASOBOLSA y ASOBANCARIA, para tomar una decisión, pero refutaron: ASECARGA, ASOCEBU y ANIF. Dijeron que no encontraban mérito: ANATO, ACEF, por ello, tomó la palabra el presidente del ALBA, diciendo que debían esperar el dictamen de ACNUR, sí él lo encontraba correcto, ADIIT, no veía problemas. La última palabra, la debería dar ASFAMIPAZ, cuando el BID, entregara los dineros. Ahora sólo se espera, lo que ustedes digan…




miércoles, 16 de agosto de 2017

ÉXODO ESPIRITUAL


SIN PRIVACIDAD

¿ÉXODO ESPIRITUAL?
Trae el diccionario el significado de la palabra éxodo: “Emigración de un pueblo o de una muchedumbre de personas.” Pero a veces, me da por simplificarla. Dentro del maremágnum creado por los cambios, permutas, cambalaches de la época en que nadie es dueño siquiera de su personalidad, en que surgen patronos del pensamiento al que todos se deben alinear, para no quedar fuera de la fila en que se agrupan, es cuando un sentimiento de insubordinación y de compleja amargura, instiga a buscar en lo recóndito del pensamiento un alejamiento del apiñamiento y, solo, como llegó, ir buscando en la distancia borrosa, el asentamiento ideal para levantar el reducto, en que sus ideales queden a salvo 
       El muro retenía la libertad, no importaba su parte física; estaba siempre ahí. Decían en voz baja: lo peor estaba adentro de ellos. Su mente habitaba cada vez más reprimida y lo peor, se habían aclimatado al silencio. Un día lluvioso, cansados de limitaciones, estallidos, represión y hambre, tomaron el morral de la ilusión hecho con fibras de rebeldía y empezaron el éxodo. Sabían que el horizonte estaba repleto de sombras, que la desigualdad era el tapete rojo amortiguador de las pisadas de los déspotas habitantes del castillo flotante. Al frente se encontrará la autonomía o la continuación del mutismo. ¿Serían acogidos por otros pueblos o, el final de sus vidas estaría al dar el siguiente paso? No contaban con la indolencia acomodada en el corazón de quienes aún cargan el estigma del sufrimiento. 



miércoles, 9 de agosto de 2017

FELICIDAD FORZADA


NO PUEDE SER


 La actitud actual, de cualquier transeúnte que desfila por la pasarela de la vida, está edificada en la doble moral, el engaño; es una farsa, comedia o drama, muchas mal representadas y peor aún, sin siquiera un trasfondo con algo que se parezca a la verdad. Eso, hace que el castillo construido sobre arena movediza, al pasar del tiempo, empiece a mostrar pequeñas tajaduras signo irremediable que la imaginaria estructura, ha empezado a fallar y que el idealismo apócrifo sustentado en putrefactos billetes, que no llenan los porqués de la criatura ávida de calor, amor y sosiego, empieza a derrumbarse ante los ojos atónicos de los lisonjeros de oficio.  
Cuando la “fortaleza o reducto” ficticio postrado en tierra, permite ver la plenitud del espacio que antes permanencia eclipsada por el sainete, se columbra en las calles la dolorosa realidad: imberbes que clamaban cariño en un punto vacío, adormecidos en el espasmo de la ficción; aquel dinero comprador de acolitantes serviles jamás podrá comprar las cepas de  la unidad familiar, esa pirámide altruista se logra con el amor, palabra exenta de devaneos sexuales, expresión brotada del corazón al igual que aquellas flores que germinan en campo verde silvestre, al amparo de la brisa y el calor del sol.